Archive for 30 septiembre 2007

el ensueño

septiembre 30, 2007

Desde luego nunca bebo vino en el bar. El vino es un placer puramente físico que no excita en modo alguno la imaginación. En un bar, para inducir y mantener el ensueño, hay que tomar ginebra inglesa. Mi bebida preferida es el dry-martini. Dado el papel primordial que ha desempeñado el dry-martini en esta vida que estoy contando, debo consagrarle una o dos páginas.

Mi último suspiro, Luis Buñuel.

ojos y manos

septiembre 29, 2007

El saber y el valor contribuyen conjuntamente a la grandeza. Hacen al hombre inmortal porque ellos lo son. Tanto es uno cuanto sabe, y el sabio todo lo puede. Un hombre sin conocimientos es un mundo a oscuras. Es necesario tener ojos y manos, es decir, juicio y fortaleza. Sin valor es estéril la sabiduría.

Oráculo manual y arte de prudencia, Salvador Gracián.

la espera

septiembre 24, 2007

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.

Habitaciones separadas, Luis García Montero.

la conversación

septiembre 23, 2007

la fotografía

septiembre 22, 2007

Suele confiar más en las fotos que en las palabras, no porque las fotos no puedan mentir, sino porque, en cuanto salen del cuarto oscuro, quedan fijadas, inmutables. Mientras que los relatos parecen cambiar de forma todo el tiempo.
La cámara, con su poder de absorber luz y convertirla en sustancia, siempre le ha parecido un artefacto más metafísico que mecánico. Su primer trabajo de verdad fue como técnico de cuarto oscuro; y su mayor placer siempre lo obtuvo trabajando en el cuarto oscuro. Cuando la imagen fantasmal aparecía bajo la superficie del líquido, cuando las vetas de oscuridad del papel empezaban a entretejerse y a hacerse visibles, él experimentaba a veces un pequeño temblor de éxtasis, como si estuviera presente en el día de la Creación.

Hombre lento, J.M. Coetzee.

la voluntad

septiembre 21, 2007

Si tienes plena conciencia de tu valer, desprecia el remoquete de “tonto trabajador” con que infaliblemente tratarán rivales y envidiosos de enfriar tus entusiasmos. Y aunque tuvieran razón, sabe que las hadas te han otorgado al nacer el más fecundo y preciado de los dones: la fuerza de voluntad, con la cual, metódicamente cultivada, lograrás no sólo aumentar el patrimonio universal de las ideas, sino triunfar, dentro de ciertos límites, hasta de tu deficiente arquitectura mental.

Charlas de café, Santiago Ramón y Cajal.

la experiencia

septiembre 20, 2007

El señor de Bragadin se expresaba con dignidad, con la seguridad de las personas mayores, cultas aún en sus sentimientos, que conocen bien el segundo sentido, el sentido interior de las palabras; que saben que no se puede huir de los recuerdos; que, al escribir se dan cuenta con desesperación que no pueden transmitir sus verdaderas experiencias a nadie; que son conscientes de que todos vivimos solos, cometemos nuestros errores solos y morimos solos, y de que los consejos de los demás no pueden ayudarnos, ni puede socorrernos la sabiduría ajena, la sabiduría que no hayamos adquirido nosotros mismos y que no hayamos conseguido con el precio de nuestra propia sangre.

La amante de Bolzano, Sandor Marai.