el método académico

El axioma de Emerson, según el cual los buenos libros reemplazan a la mejor Universidad, ha conservado para mí innegable validez, y aun ahora estoy convencido de que se puede llegar a ser un excelente filósofo, un historiador, un filólogo, un hombre de leyes o lo que sea, sin haber jamás frecuentado una Universidad, y ni siquiera un Instituto. En la vida práctica he comprobado infinidad de veces que muchos anticuarios están mejor informados que los catedráticos de su materia; los vendedores de objetos artísticos, mejor que los investigadores del arte; y que una gran parte de las sugestiones y descubrimientos esenciales, en todas las materias, son debidos a legos. Por muy práctico, conveniente y saludable que el método académico resulte para el talento mediano, me parece superfluo para las naturalezas individualmente creadoras, en las que puede hasta tener el efecto de una traba.

El mundo de ayer, Stefan Sweig

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “el método académico”

  1. jimarino Says:

    Primero ánimo para tu regreso. My sister me ha dicho que vuelves el lunes a tu Madrid de días monótonos.
    El texto de Sweig es cojonudo, y encierra un montón de asuntos iinteresantes. De todas maneras, aunque la Universidad es todo menos un lugar de saber desde hace demasiados años, los libros tampoco reemplazan la esencia fundamental que sirve a las personas para aprender, que es el interés, la inquietud, la avaricia de conocer. El ejemplo del siglo pasado y del que empezamos a vivir condenan al sueño ilustrado por muchas razones. Habrá que buscar un par de islas hermosas aunque sea en Marte para poder seguir pensando que la vida humana tiene algún sentido. No en vano, Sweig se suicidó, lo que no quiere decir que fuera infeliz, sino que tal vez “su vida” debió alcanzar ese desarrollo. Aún así prefiero la luz de este hombre que la tristeza y el pesimismo de los agoreros (a veces me siento un poco así, pero debo evitarlo).
    Espero que te vaya todo bien y nos veamos pronto…
    un abrazo.

  2. redsnap Says:

    Hola Juanmi, muchas gracias por tu comentario.
    Tienes razón con lo que dices sobre el interés, la inquietud y la avaricia de conocer. Entiendo que eso es algo intrínseco en “las naturalezas individualmente creadoras” de las que habla Zweig y que tú tan bien conoces.
    La ilustración era una utopía. Probablemente nuestra sociedad sea mucho más egoista de lo que era hace un siglo y quizás por eso a mí cada vez me interesa menos la gente y cada vez más las personas. A base de personas intento crear mi propia isla.
    La vida humana no tiene ningún sentido, y muchas personas han dedicado sus vidas a encontrar el sentido de la vida sin encontrarlo. Pero que la vida no tenga un sentido no significa que no podamos “darle” un sentido, cada uno el suyo. Me parece la opción más práctica para poder seguir adelante.
    ¡Un abrazo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: