Archive for the ‘vida’ Category

las velas y el viento

julio 22, 2011

Es la colocación de las velas y no la dirección del viento lo que determina hacia dónde nos dirigimos.

Napoleón Hill.

la vida que imaginaste

marzo 1, 2011

Vive la vida que tú imaginaste.

Henry David Thoreau.

el éxito

febrero 8, 2011

El éxito consiste en aprender a ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

Winston Churchill.

la llama

octubre 7, 2010

En la vida de las personas hay una cosa especial que sólo puede tenerse en una época especial. Es como una pequeña llama. Las personas precavidas y con suerte la preservan con todo cuidado, la hacen crecer, la llevan como una antorcha que ilumine sus vidas. Pero, una vez se pierde, esa llama no puede volver a recuperarse jamás.

Sputnik, mi amor, Haruki Murakami.

conocerse

junio 18, 2010

La mayoría de lo que sé sobre la escritura lo he ido aprendiendo corriendo por la calle cada mañana. De un modo natural, físico y práctico. ¿En qué medida y hasta dónde debo forzarme? ¿Cuánto descanso está justificado y cuánto es excesivo? ¿Hasta dónde llega la adecuada coherencia y a partir de dónde empieza la mezquindad? ¿Cuánto debo fijarme en el paisaje exterior y cuánto concentrarme profundamente en mi interior? ¿Hasta qué punto debo creer firmemente en mi capacidad y hasta qué punto debo dudar de ella?

De qué hablo cuando hablo de correr, Haruki Murakami.

hacer

mayo 15, 2010

Sábete Sancho, que no hay un hombre que sea más que otro, sino que hace más que otro.

Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes.

el camino a seguir

octubre 6, 2009

Fracasaste en el intento. No importa. Vuélvelo a intentar. Fracasa de nuevo. Fracasa mejor.

Samuel Becket

Via Yo Leo.

la vocación tardía

octubre 6, 2009

La mayoría de la gente pierde la ocasión de dedicarse a su vocación tardía y a partir de ese momento lo hacen todo a medias, como si su idea de la realización profesional naciese muerta. Para mí fue todo lo contrario. Descubrí que tenía una vocación natural que se escondía tras una falsa vocación.

El periodista deportivo, Richard Ford

lo imposible

junio 25, 2009

Lo consiguieron porque no sabían que era imposible.

Jean Cocteau

el dedo en la llaga

marzo 5, 2009

Pero una mañana fui a ver a mi abuela y volví a ser golpeado y humillado, por no hacer ni intentar lo que como fotógrafo me exigía.
Mi abuela, una delgada y fotogénica mujer a la que veía de Pascuas a Ramos, fumaba con su habitual elegancia, recostada en un sillón, el cigarro de después de desayunar.
Frente a ella yo sudaba frío… ¡Enfermaba!
No era para menos. La mejor foto, el retrato que nunca, ni aún queriéndolo, hubiese podido hacer de mi abuela, estaba al alcance de mi mano. Todo encajaba: la luz, el decorado… y su bata de raso rosa, que sin que ella se apercibiese se había abierto, y uno de sus pechos colgaba fuera.
Y allí estaba yo, teniendo la certeza de que si no tomaba la foto en segundos, esa imagen única desaparecería para siempre, se volatilizaría en la nada.
Debía ser rápido, armarme de valor.
¡Tendría premio seguro!
Pero la puta cámara reposaba silenciosa en una silla a mi lado, avergonzada de tener por compañero a un cobarde que no hacía otra cosa que gritarse en silencio:
“¡Hazle la foto! ¡Hazle la foto!”.
No fui capaz.
Cerré los ojos sólo un momento y al abrirlos ya no hubo tiempo.
Mi abuela se miró, y al descubrir el desaguisado, se tapó rápidamente y se fijó en mí… que disimulaba mirando hacia otro lado.
Pensé en abandonar.
Me sentí como el cazador herido por su propia arma.
Descubrí que la fotografía, al ser espejo de mi cobardía, podía ser un arma cruel vuelta contra mí mismo.

Moriremos mirando, Alberto García-Alix