Archive for the ‘yo’ Category

otra noche

diciembre 14, 2007

dsc_3413r1pp.jpg

Paseo de noche, con las manos en los bolsillos y el cuerpo en tensión por el frío. Me gusta hacerlo. Ya conozco algúnos sitios interesantes y tranquilos, con buen jazz y camareros atentos y silenciosos que me sirven shochu bien frío. Y escucho la música y observo a la gente mientras me sumerjo en un agradable ensimismamiento alcohólico.

Y cada noche exploro la ciudad, y mi propia incertidumbre. Y las posibilidades son muchas y están ahí y a veces acontecen los acontecimientos inesperados.

Y me cruzo con esos ojos rasgados, que no son los tuyos, y escucho esas extrañas palabras, que no entiendo.
A veces me siento frustrado, a veces incluso, siento rabia, y entonces aprieto los puños dentro de los bolsillos, y sigo caminando.

Anuncios

momento de aproximación

octubre 23, 2007

momento de aproximación

Haciendo click en la fotografía se puede ver más grande.

barco de papel

octubre 18, 2007

dsc_4162rpp-web.jpg

Barco de papel, óleo sobre lienzo.

el contrabajista de la media noche

octubre 15, 2007

contrabajistademedianoche.jpg

El contrabajista de la media noche, óleo sobre papel, por Redsnap.

“El hombre tiene una gran capacidad para hablar, pero no dice más que vanidades y mentiras; los animales, por el contrario, tienen poca capacidad, pero útil y verdadera, y una pequeña verdad es mejor que una gran mentira.”

Cuadernos de notas, Leonardo da Vinci.

remolino

octubre 12, 2007

dsc_4161r3p.jpg

las catedrales

octubre 6, 2007

catedral-bn.jpg

Siempre me sentí fascinado por el interior de las catedrales, sobre todo las góticas de columnas infinitas y bóvedas ojivales. El aire siempre fresco, la penumbra, el silencio. Mientras, los días y los hombres pasan, efímeros.
Hace años que a través de una de mis múltiples personalidades, vivo en una catedral, en una cripta. Durante el día permanezo escondido, recorriendo la red. Por increíble que pueda parecer, allá abajo, en la cripta, dispongo de conexión a internet. Conecté la antena del wi-fi de mi portátil a la reja del altar mayor. Bajo películas, recorro la blogosfera y participo en forums diversos con mi nick, Redsnap. Me alimento a base de avellanas y te verde; en una página web descubrí que no hace falta nada más para sobrevivir, con estos dos productos es suficiente.
Cuando cae la noche soy felíz. Salgo de la cripta y paseo etéreo entre las columnas. Recorro la nave central, la cabecera, el transcepto. Acaricio las estatuas. Las noches de luna llena, me siento en el suelo y observo fascinado la luz ténue que entra a través de las vidrieras.
Contengo la respiración y escucho atento. Percibo conversaciones lejanas, de otros tiempos. Los resquicios de la vida que todavía queda en el interior de las tumbas, la energía misteriosa que la catedral va acumulando, día tras día, siglo tras siglo.